Todas las entradas de: admin

06.- Colección Malseda

La denominada  “Colección  Malseda“ tiene por finalidad dar a conocer la parte más útil e interesante  de la documentación inédita,  que en los diversos archivos del país existen sobre la villa de Balmaseda.

A lo largo de los 800 años de existencia de la villa, todos los muchos y variados procesos de cambio, acorde con la marcha de los siglos y con las vicisitudes del tiempo, se han plasmado primeramente en sus archivos y más tarde en la pluma y la memoria de sus historiadores.

Catástrofes, guerras, incendios y otros eventos dramáticos y singulares , no fueron capaces de hacer desaparecer  los fondos documentales de la villa de Balmaseda, ya que en todo momento sus habitantes  supieron custodiarlos con cautela, guardando así celosamente sus propias raíces históricas.

Como villa esencial en la formación y posterior desarrollo del Señorío de Vizcaya, casi todos nuestros historiadores reconocidos se han ocupado de Balmaseda. De todas las obras escritas sobre el particular, sin duda las dos más nombradas son la “ Historia “ de Martín de los Heros y las “ Memorias inéditas “ de Enrique de Vedia. Pero aún más que estas últimas memorias, también han estado inéditos hasta el presente  los fondos documentales de los Archivos de la Villa: manuscritos, actas y legajos que nos aportan una documentación histórica fundamental.

Una buena parte de esa “ historia inédita “ sale a la luz en estos tomos de la Colección Malseda. A través de sus textos, a veces prolijos, sentimos el palpitar de la vida pública y privada de una sociedad y una villa determinadas, cuya importancia histórica es incuestionable, y cuyo peso específico en su entorno geográfico ha sido, en épocas pasadas, mucho mayor del que tiene en el presente.

05.- Población, Sociedad y Economía: 1500 – 1900

Este es el título que engloba en sí mismo  toda mi tesis doctoral, realizada entre 1974 y 1985. Todo lo que suscribo en este apartado no es – ni más ni menos – que la visión de conjunto de las 1.000 páginas, en tres tomos, que formaron la investigación  de una década en los archivos balmasedanos, vizcaínos y estatales.

Los tres elementos de base que son : la Población , es decir los habitantes; la Sociedad  con  su manera de organizarse y convivir; mas las Actividades Económicas resultantes , se entrelazan de forma  constante a lo largo de las 400 páginas que formaron – en 1991 – el resumen editado de dicha tesis.

Y ya pasemos a ver cómo fue esa vida de 4 siglos de Balmaseda, entre los años de 1500  a  1900.

El Siglo XVI  ( 1500 – 1600 )   

En el siglo XVI Balmaseda se muestra como una villa conformada y con personalidad propia. Villa-mercado bien abastecida, que se caracterizaba por un comercio en pleno auge, basado fundamentalmente en el almacenaje y redistribución de las mercancías que el Consulado de Burgos y los comerciantes del Norte de Castilla, en general, enviaban hacia el Puerto de Bilbao para su exportación. La creación de un nuevo Consulado en la capital del Señorío, en el año 1511, lejos de disminuir el mencionado tráfico, lo potencio aún más..

La centuria del XVI fue para Balmaseda expansiva, incluso en el aspecto demográfi­co. La población que, a pesar de algunas lagunas documentales, se intuye vitalista, se vio no obstante afectada por rachas endémicas de peste, que ralentizaron su crecimiento.

Con un exiguo sector primario de variada pero escasa producción, lo que se aprecia claramente a través de los diezmos, Balmaseda contaba con un factor económico tan fun­damental como el comercio: la industria ferrera.

El elevado número de propietarios por molino que se constata en 1487, parece pro­bar la evolución en los modos de vida, del primitivo banderizo hacia actividades más se­dentarias y lucrativas, como pueden ser las Ferreras. Esta paulatina transformación de la sociedad supone un desplazamiento de la población hacia el valle, donde comienzan a instalarse los primeros martillos de agua, siendo el precursor Marcos de Zumalabe, en su ferrería de la Penilla, el año 1514.

Los cambios que se van sucediendo en el transcurso del s. XVI relegan a un segundo plano el dominio territorial, impulsando el poder económico y más tarde el político. De ahí que a finales de esta centuria, el grupo social que se ha convertido en el motor de la economía balmasedana, se estamentaliza y comparte su poder con un clero abundante y enriquecido. 

El Siglo XVII  ( 1600 – 1700 )   

El siglo XVII, por el contrario, viene marcado por una crisis generalizada que se detecta con claridad a todos los niveles.

Desde el punto de vista demográfico, la epidemia de peste que asoló Balmaseda a fines del s. XVI fue de tan graves consecuencias, que los efectivos demográficos no co­menzaron a dar señales de recuperación hasta el último cuarto de esta centuria. Crisis de menor envergadura ralentizaron este proceso; 1638, 1644 y 1650, son años que coin­ciden con crisis de ámbito estatal, o el fatídico 1669 con un 60 % de mortalidad infantil.

En el aspecto económico, las crisis y las recuperaciones se alternan cíclicamente, frenando cualquier posibilidad de desarrollo, al menos durante la primera mitad de siglo. En la segunda parte de la centuria, el crecimiento mantuvo una constante tendencia alcista aunque de escaso volumen anual.

La agricultura, que en Balmaseda había ido dejando paso a un sector secundario cada día más potente, apenas influía en la economía general, a excepción del vino-txakolí, considerado como el producto esencial de la villa, en detrimento de otros artículos.

Los antiguos banderizos que eran propietarios de casas, tierras y sobre todo de censos, detentan los cargos más importantes del consistorio y con ello el poder, limitando el avecindamiento y reglamentando toda la estructura de mercado de la villa. Controlan la aduana y en muchos casos los géneros que por ella pasan, en base a los apoderamientos de los comerciantes castellanos.

Los segundones de estas familias banderizas, afectados por el mayorazgo, eligen la milicia – caso del Almirante Urrutia -, los altos cargos de la Administración – como los Ortes de Velasco -, aparecen como mercaderes en otras plazas – como  Juan de Trucíos, en Sevilla-, o eligen el camino de la emigración hacia América, conformando el prototipo del indiano, como es el caso de don Juan de la Piedra, en Panamá.

En cuanto al clero, que ha visto descender su número pero no su poder, se verá inundado con obras pías, fundaciones y capellanías varias que, sufragadas por los indianos en muchos casos, permitirán detentar cargos beneficiales amejorados a favor del estamento clerical. No hay que olvidar que buena parte de los miembros del clero pertenecen a familias principales de la villa, lo que les permite acceder a los mejores cargos eclesiásticos.

El Siglo XVIII  ( 1700 – 1800 )   

La estabilización de la población que se produce a lo largo del s. XVIII, hacía prever la transformación hacia un ciclo demográfico moderno. Sin embargo esa tendencia se ve abortada por un comienzo de siglo sumamente bélico, que mantuvo los bajos niveles demográficos de la centuria anterior. Sólo a partir de 1720, y al mismo tiempo que en el resto del país, se puede hablar de una recuperación de la población en Balmaseda.

Aún así, las crisis no desaparecen de forma completa, lo que sumado al elevado número de confrontaciones militares que se suceden a lo largo de esta centuria, imposibilita el despegue demográfico que ya se estaba produciendo en Europa. Balmaseda habrá de esperar un siglo, para que la confluencia de factores favorables permita la realidad de ese hecho poblacional.

En el aspecto económico, si bien la primera mitad del siglo conoce una clara recuperación, a partir de 1750 entrará la villa en una profunda crisis, esta vez definitiva, por cuanto va a coincidir con la apertura de una nueva vía de acceso a la Meseta, por Orduña, lo que provocará la desaparición del tráfico comercial.

Hasta esa segunda mitad de siglo contaba la villa con un espléndido comercio lo cual, unido a la recuperación que vivía el sector ferrero, hacía presagiar una centuria floreciente. Sin embargo, en la década de 1750-1760, estos dos pilares básicos de la economía balmasedana entrarían en crisis por dos motivos fundamentales.

En primer lugar y como causa de mayor trascendencia está la construcción de la nueva vereda Bilbao-Burgos por la Peña de Orduña, lo que supuso el eclipse del tráfico mercantil del antiguo camino Real que unía Castilla con Bilbao a través de Balmaseda. Se cumplía así la tesis de Braudel según la cual «las villas-mercado son lo que son los caminos que las alimentan, y su desaparición es una condena a muerte irreversible para ellas». De esta forma quedó Balmaseda relegada de los circuitos comerciales, lo que supuso el inicio de su decadencia.

Como segunda causa en esta situación de crisis hay que señalar la influencia negativa que sobre el sector ferrero  habría de ejercer  la naciente revolución industrial.  A ello ha de sumarse el vertiginoso descenso sufrido  por las exportaciones  de hierro que, al igual que sucede con el comercio de la lana, se vieron afectadas por las medidas tomadas desde la Corte  en 1763,  contra el libre comercio  vascongado,  lo que hizo perder  a éste toda posible competitividad.

La coyuntura finisecular del s. XVIII fue para Balmaseda la peor de toda su historia; su próspero  mercado decae al verse apartado de los principales circuitos comerciales; sus ferrerías  apenas consiguen dar salida a su producción  y como colofón,  desde 1793 va a sufrir  los efectos de casi un siglo de constantes  conflictos  bélicos.

Contrariamente a lo que esta situación haría sospechar, el ámbito social mantiene plenamente su vigor. El mundo artesanal  pervive en razón a sus bienes de consumo necesarios y más cuando  la población  se encuentra  en un momento expansivo.

La «aristocracia» va a consolidar  sus mayorazgos, de tal forma que, tan  sólo ocho notables, detentan más del 40 %de  la propiedad de la villa. En su inmensa mayoría han canalizado sus antiguos censos,  así como el posible capital adquirido a través del comercio, hacia propiedades  tanto rústicas como urbanas,  siendo solamente tres individuos dueños de ferrerías. Minoría  que, además,  detenta o ha detentado el poder municipal,  configurando dos clases de autoridades  consistoriales: los Altos  Cargos,  a los que sólo ellos podían acceder;  y los Regidores o Cargos Menores,  al frente de los cuales encontramos básicamente a los comerciantes. Entre ambos,  se va a mantener el insalvable abismo social con quienes  ejercían  oficios  mecánicos.

El Siglo XIX  ( 1800 – 1900 )   

La idea tantas veces repetida de que el s. XIX fue una centuria  que marcó nuestro retraso frente a Europa, se convierte en una realidad para Balmaseda, y las curvas demográficas  reflejan una situación  que semejará  a las crisis del s. XVII.  Desde el punto de vista poblacional,  el s. XIX fue un siglo de muerte  y desolación,  siendo especialmente crítico el período comprendido  entre 1793 y 1890; cinco guerras,  varias epidemias y un marcado  e imparable  declive  económico,  lo confirman.

La inestabilidad  se aferra  a la curva de defunciones  mientras el crecimiento  intenta mantener una suave tendencia alcista, gracias a una natalidad sostenida. Es posible sospechar que, sin guerras,  Balmaseda se hubiese incorporado  a un ciclo demográfico moderno quizá ya desde 1782, y que, aún dándose epidemias,  éstas hubiesen incidido de forma irrelevante  en el crecimiento  poblacional.  No fue este el caso, y el tan deseado despegue se retrasará  hasta 1855, y de manera ostensible a finales de 1890, casi un siglo más tarde que en el resto de Europa.

Hasta este momento, y favorecidas a menudo por las propias guerras,  las crisis patógenas se sucederán cíclicamente: cólera (1834, 1855-1856, 1868 y 1878), viruela en 1874, …a las que se suman: tisis, fiebre y tifus; sin olvidar las enfermedades  infantiles que periódicamente  afectaban  a este contingente  poblacional.

Por otra parte, no hizo falta esperar a la Ley de 1812 para que los mayorazgos desaparecieran  en Balmaseda.  Bastó para ello la guerra  de 1808 con Francia,  y así,  tras el gravísimo incendio del 10 de noviembre de 1808, algunos grandes propietarios se vieron obligados  a enajenar  sus bienes en subasta,  aunque con escaso éxito.  Los beneficiarios de esta situación son,  por tanto,  los arrendatarios, que pudieron acceder a la propiedad de los bienes mediante compra,  o a causa del abandono por parte de sus primitivos propietarios.  Aún sin estos hechos, el absentismo,  crónico a partir de este momento,  los convertirá en arrendadores-propietarios con total libertad de maniobra en sus nuevas pertenencias.

Toda la sociedad  está en crisis  y en ella se perciben  ya los aires de cambio social, anunciados por dos etapas bélicas: la postguerra de 1812-1820 y la primera confrontación civil de 1835. Tras ellas se escondía la muerte y el declive industrial  y comercial,  agudizado por el eclipse  del viejo camino  real.

El ritmo mortecino  de la industria  ferrera  sin ninguna modernización  a lo largo del s. XVIII,  acabó con la misma,  ante el frenético  empuje de la revolución  industrial.  El uso del carbón piedra frente al vegetal de madera,  supuso sin lugar a dudas su ocaso, propiciando el que los escasos industriales que restaban en el sector reconvirtieran el mismo,  en su gran  mayoría  hacia  el sector  alimentario.

En 1861 sólo quedaban tres martinetes como último vestigio de un próspero  pasado; la gran crisis de 1835-1860,  había terminado por desgastarlos, y la guerra carlista de 1875, hizo desaparecer los restantes.

Una industria obsoleta,  la apertura  del nuevo camino de Orduña  y la pérdida de los circuitos comerciales  vascos, elementos  todos ellos coetáneos,  sumen a Balmaseda en un ocaso económico  del que parece  no vaya a poder  recuperarse.

Finales del siglo XIX

A finales de siglo,  con la llegada del ferrocarril «pulmón de acero» para la villa, ésta vio renovadas  sus ilusiones,  su comercio  e incluso su industria;  de manera que la mano de obra que los talleres de La Robla empleaban, se convirtió en la base del nuevo vecindario.

Los indianos que regresaban  al hogar, y la siderurgia  moderna que hizo su aparición en esta  centuria,  habrían  de cambiar  paulatinamente el sombrío  pasado decimonónico.

En definitiva,  Balmaseda conoció sus mejores  días,  tanto en el s. XVI,  como en la primera  mitad del s. XVIII, pero sin que los apartados analizados – población, economía y sociedad – se mantuvieran,  ni al mismo  ritmo,  ni en idénticos  niveles.

La población,  con una dinámica  propia  de un ciclo demográfico  antiguo,  pervivió hasta los umbrales  del s. XX.  Estabilizada  en el s. XVIII se desarticula  completamente en el s.  XIX,  con una constante  corriente  emigratoria  que nunca decayó.

A falta de nobleza, los antiguos banderizos  conforman  la oligarquía que, detentando los cargos públicos municipales,  acaban controlando  la industria y el comercio,  consolidando sus propiedades en el s. XVIII. Tras el hundimiento económico,  ciertos matices proletarios se atisban en el s. XIX, ya que en 1863 el propio Ayuntamiento en sus actas, emplea  el término  «clase proletaria»  refiriéndose a peones,  braceros  y carboneros.

Esta centuria  contempló  también la desarticulación económica  del sector  mercantil e  industrial  que,  habiendo  sido espléndidos  y expansivos  – ya incluso en el s.  XVI -, entraron  en una profunda crisis durante los siguientes siglos, y fueron condenados definitivamente con la apertura del camino de Orduña.  Este hecho habría de incidir en la ruina comercial  balmasedana,  en conjunción  con una industria  obsoleta  y sin futuro.

Determinar  con cierta precisión el final real del Antiguo Régimen en Balmaseda,  no es por tanto excesivamente  complicado;  este hecho que ya se atisba hacia finales del s. XVIII en los aspectos económico y demográfico, aunque todavía no en lo social, fue agudizándose  paulatinamente  a lo largo  del s.  XIX de forma  desacompasada, ya que cada uno de estos tres sectores reseñados tuvo un final concreto,  pero cronológicamente dispar.

De esta forma,  el fin del ciclo demográfico antiguo se localiza,  sin lugar a duda en torno a 1890; el económico, con la crisis industrial,  en el período 1835-1850; y el social, con las guerras contra Francia y la primera carlista civil, para consolidarse entre 1860-1875,  con la inminente  proletarización finisecular, que  habría  de ser  ya un proceso  irreversible.

 

03.- Cronología Histórica de Balmaseda

castilloymurallas

Introducción

Durante el Curso 1998 – 1999 dicté un Curso de Doctorado en la Universidad de Deusto. Fueron 2 créditos ( 20 horas ) en la Facultad de Historia, con el título de:

“Fuentes y Métodos para una Historia Local : Balmaseda, 8 siglos de historia “

A este doctorado aporté una cronología básica, sacada de mis investigaciones que se fue mejorando y ampliando durante el desarrollo del curso. Aunque este es un apartado abierto que siempre puede completarse con nuevas fechas, he aquí el resultado :

* Copyright 1999. Julia Gómez Prieto. Todos los derechos reservados.
Día
Mes
Año
Acontecimiento

0735

Comienzan a vivir gentes en el lugar actual de Balmaseda ( Iturriza )

0735

Se dice que en este año Balmaseda fue poblada por los naturales para impedir que los moros penetraran en España.

0801

La zona de Balmaseda obedecía a los Reyes de Asturias.

0856

El Obispo de Valpuesta consagra el primer Monasterio en el Valle de Mena

0960

Balmaseda queda bajo la soberanía del rey navarro D García que había vencido al Conde Fernán González de Castilla

0960

Consiguiente a una guerra entre Don García, rey de Navarra y el Conde Fernán González, la Comarca de Balmaseda y mucho más, queda bajo la dependencia del navarro y de su hijo y sucesor don Sancho Abarca.

1028

Don Sancho el Mayor, nieto de don Sancho Abarca, hereda el Condado de Castilla, por su mujer doña Muña Elvira y se afianza más la dominación sobre la Comarca de Balmaseda.

1054

Balmaseda se incorpora a la Corona de Castilla, tras la Batalla de Atapuerca, ganada por el rey Fernando I.

1111

Fecha de la que data la Ermita de San Sebastián.

1175

Aparece el Valle de Mena en manos de Lope Sánchez, fundador de la Villa.

1199

Don Lope Sánchez o Sáenz de Mena, Señor de Bortedo y de Balmaseda, otorga el Fuero de Logroño a los vecinos de esa Villa.

24

Enero

1199

Fundación de la Villa de Balmaseda, merced a la Carta Puebla que le dio don Lope Sánchez (Sáenz) de Mena, Señor de Bortedo.

1234

Don Lope Díaz de Haro, confirma a los de Balmaseda el Fuero de Logroño.

1255

En los últimos días de este año, el rey don Alfonso X, se apodera de Balmaseda.

1256

Balmaseda se adscribe a obispado o diócesis propia.

20

Enero

1256

El rey don Alfonso X, otorga en Nájera a los vecinos y moradores de Balmaseda el privilegio de no dar portazgo de sus casas propias en ningún lugar de sus reinos sino fuese en Toledo, Sevilla y Murcia.

24

Marzo

1256

El rey concede a los Balmasedanos una merced “que muestra cuánto deseaba tenerlos propicios”.

1268

Don Lope de Haro, ya viejo y cansado, pide que se le devuelva Balmaseda.

1274

Balmaseda es restituida a don Lope de Haro.

1284

A finales de este año se confirma el privilegio de don Lope Sánchez o Sáenz de Mena.

1285

Privilegio de no pagar Portazgo, dado por Sancho IV.

1285

Don Sancho III confirma el privilegio dado por su padre de que los moradores de Balmaseda no pagaran portazgo de sus propias casas, sino en Toledo, Sevilla y Murcia.

1288

El rey don Sancho mata a don Lope y se apodera de Balmaseda.

2

Sept

1288

El rey don Sancho continúa el privilegio de no pagar portazgos.

1306

Don Diego López de Haro expresa que no hubiese carnicería, panadería, taberna ni otra tienda desde Son de Sámano, salvo en Balmaseda.

1308

Transacción de Balmaseda aprobada por las Cortes.

23

Marzo

1310

Don Lope Díaz de Haro confirma el fuero de 1306.

26

Marzo

1310

Don Lope de Haro amplía el privilegio que tenían los balmasedanos de no pagar portazgos.

1311

Balmaseda pasa a la corona Real.

26

Abril

1312

Fernando IV otorga dos nuevos privilegios: Exención de moneda forera y yantares.

8

Abril

1312

El rey Fernando IV confirma todos los fueros, usos, costumbres, cartas y privilegios alcanzados en los tiempos de los señores.

1315

Confirmación general de fueros.

20

Agosto

1315

Confirman los tutores de Alfonso XI los privilegios de Balmaseda, que entró también a formar parte de Castilla.

1320

Don Juan Ortiz de Balmaseda muere a manos del Señor de Ayala en el Puente de la Muza.

22

Octubre

1351

El rey confirma los buenos usos franquezas y donaciones de que gozaban los de Balmaseda.

24

Febrero

1367

Confirmación de fueros por Enrique II.

1369

Don Tello, Señor de Orduña y Balmaseda con todas sus aldeas de fuera.

3

Abril

1369

Muerte de Don Pedro.

1371

Pleito sobre moneda con Don Alí.

1372

Merced de no pagar moneda forera ni yantar del rey, dado por Fernando IV.

6

Agosto

1379

Confirmación de fueros

8 Agosto 1379 Confirmación de todos los fueros por el rey don Juan I.
1389 Confirma Juan I los privilegios de Balmaseda que la declara comprendida en el Pedido de las Villas de Vizcaya.
15 Diciemb 1390 Otro privilegio del mismo rey donde Enrique III, confirmando sus privilegios, dado en las cortes de Madrid.
20 Septiem 1392 Otro privilegio del mismo rey donde Enrique III, para que los que compraren retales de paño en esta Villa, que no excediera su precio de diez reales, se los lleven libres de derechos.
20 Septiem 1392 Las Cortes de Burgos y confirmación de fueros por Enrique III.
1394 Se crea la Santa Hermandad para frenar las Luchas de Banderizos
1395 La Villa de Balmaseda pasa a pertenecer al Condestable de Castilla, D. Juan de Velasco, por venta del rey Enrique III necesitado de fondos para financiar la guerra contra Portugal.
1396 Venta de Balmaseda por Enrique III a Don Juan Fernández de Velasco.
1399 Liberación de Balmaseda.
1399 Queda incorporada al Señorío de Vizcaya
1399 Con el pago de 5000 florines de oro, al Condestable, Balmaseda consigue ser una Villa libre.
3 Junio 1400 Fecha en la que según Martín de los Heros, Balmaseda fue incluida en el Señorío de Vizcaya.
3 Junio 1400 Incorporación definitiva al Señorío de Vizcaya.
3 Junio 1400 Ratificación de que Balmaseda formaba parte del Señorío de Vizcaya.
30 Junio 1400 Privilegio del rey don Enrique III para que Balmaseda nunca pueda ser vendida, empeñada, ni enajenada de la Corona Real, ni separada del Señorío de Vizcaya.
1407 Confirman la Reina Doña Catalina y el Infante Don Fernando Tutores de Juan II los Privilegios de Balmaseda.
1434 Balmaseda confirmada en el Pedido de Vizcaya.
1451 El primer conde de Haro obtiene de Juan II, la mitad del Monasterio de Zalla y su hijo los derechos de las aduanas de Balmaseda.
1457 Confirmación de fueros.
1465 El Corregidor Juan García de Santo Domingo sitiado en Balmaseda.
14 Julio 1475 Los Reyes Católicos confirman a Balmaseda todos sus Fueros y Privilegios, nombrándola Cámara de su Condado y Señorío de Vizcaya.
1480 Comienza a plantearse la expulsión de los judíos
1482 El Conde Triviño, alcalde del Castillo de Balmaseda.
1483 El Concejo de Balmaseda dispone que ningún judío se avecindase en la Villa, ni contrajera matrimonio con balmasedana.
1483 Año en el que comenzó la persecución a los judíos de Balmaseda.
1486 A finales de Enero motín contra los judíos.
1486 Provisión real del Consejo de Gobernación de amparo a los judíos de Balmaseda para que la justicia los dejase vivir en la Villa y no los maltratase.
1486 Son expulsados los judíos de Balmaseda.
1487 Capitulado de Chinchilla, en el que se establecía una separación jurídica entre los dos bloques que conformaban el Señorío: la Tierra Llana o Anteiglesias y las Villas.
1487 Año hasta el cual existió en Balmaseda una Aljama.
28 Noviem 1510 El rey Católico ordena al Duque de Nájera, devolver el Castillo de Balmaseda.
1511 Doña Juana I confirma a Balmaseda todos sus Fueros, Usos y Buenas Costumbres.
1513 Primeras Ordenanzas Municipales que constaban de 47 capítulos.
1514 Empadronamiento de Fogueras. Balmaseda tenía 275 fogueras, incluyendo las eclesiásticas.
14 Febrero 1514 Confirmación de los fueros.
1517 Los clérigos de Mena descomulgaron al pregonero de Balmaseda.
1520 Principio de la Guerra de las Comunidades. Neutralidad de Balmaseda y de Vizcaya. Socorros que aquella dá (sic) contra los franceses y primeros martinetes de cobre que hubo en ella.
22 Abril 1522 Concordias que la Villa de Balmaseda tiene hechas con el Real Valle de Mena.
1528 Primeras corridas de toros.
1528 Año desde el cual, sin interrupción, la compra de toros para las fiestas de Balmaseda, junto con el montaje de las barreras correspondientes, aparecen en las Cuentas de Propios Municipales.
1530 Hambre, falta de pan y peste.
1536 Año en el que se inician las Actas de Bautismo parroquiales.
1536 Peste.
1539 Crisis.
1547-57 Decenio de la media general  más alta del siglo XVI. 58.7 individuos/año.
1549 Ordenanzas sobre vino y mesones.
1549 Don Juan de Urrutia tenía a medio construir su Capilla, donde luego fue enterrado.
25 Mayo 1550 Legado piadoso de Juan de la Puente para la fundación de un Pósito de Trigo.
1552 Fecha de primera referencia de prostitutas en los libros municipales.
1 Julio 1560 Felipe II confirma los fueros.
29 Diciemb 1561 Concordia entre la noble Villa de Balmaseda y su venerable Cabildo eclesiástico sobre diversos asuntos.
1565 Primera de las epidemias de peste.
1566 Peste intermitente
1567 Continúa la Peste
1567 El Corregidor advirtió en su visita a Balmaseda que los elegibles-electores debían ser gente principal de la villa, de buena fama, buena vida y buenos cristianos.
1568 Peste
1572 En este año existían 15 Cofradías en Balmaseda.
28 Enero 1573 Visita del Regimiento a los Términos y Montes de la Villa.
29 Agosto 1573 Precios y Tasación de trigo en el mercado real público de la Villa.
1576 Epidemia de Peste
1579 Pero López de la Fuente se enfrentaba al vecindario diciendo que «se ha de hacer lo que yo diga y no lo que pida el pueblo».
1580 Murieron apestados el primero y el segundo alcalde y el tercero “se quedó mucho tiempo en cama”.
14 Enero 1580 Sisa para reparos de caminos y murallas.
1580-1584 Epidemia de peste intermitente.
1581 Confirmación de dos concordias importantísimas para la villa: una con Mena y otra con las Encartaciones.
28 Diciemb 1583 Arrendamiento de los abastos de la Villa.
27 Febrero 1583 Nueva orden para la administración del Pósito deTrigo.
1585 -1590 Quinquenio expansivo. Preludio de la peor peste sufrida por Balmaseda en el transcurso del siglo XVI.
1587 Segundo momento expansivo
21 Abril 1589 Fábrica de Bizcocho para la Armada Real.
1591 Arriendo de la Otura al Valle de Mena
1597 Venta al Valle de Mena de los Derechos de Oturas que tenía el Merino de la Villa de Balmaseda.
1599 Hambre y peste
1599 Gran epidemia de peste que comenzó en Mayo y duró 7 meses; murieron unos 300 habitantes sobre un total de 700.
1599-1601 Epidemia de peste.
1607 Grandes excomuniones.
3 Diciemb 1608 El 3 de diciembre se declaró un pavoroso incendio que duró 3 días.
1617 Visita de los inquisidores de Logroño, el Licenciado Salazar y el Licenciado Calderón. Nadie salió tachado en la fe.
1618 Censo castellano. Aparece Balmaseda adscrita al Obispado de Burgos.
1619 Don Gabriel de la Bárcena instituyó una capellanía en el Altar de Santa Catalina.
1622 Grandes excomuniones.
1623 Derechos en entierro que cobra el Cabildo eclesiástico de la Villa de Balmaseda.
1623 Lugares y precios de las sepulturas en la Iglesia de San Severino de Balmaseda.
1623-1686 Período que abarca un Libro de Fábrica con datos de niños fallecidos.
1628 Concordia en la que se establecía de manera definitiva el papel de las villas vizcaínas en el marco general.
27 Marzo 1628 Se estipuló el Capitulado de la Unión entre el Señorío y la Ciudad y Villas de Vizcaya.
26 Diciemb 1632 Aprecio de montes de la Villa de Balmaseda con cargas y años de saca.
20 Febrero 1632 Pregones de venta de la Herrería Nueva de Balmaseda en Castro Urdiales y en Orduña.
1633 Visita de los inquisidores de Logroño, el Licenciado Salazar y el Licenciado Calderón.
1634 Grandes excomuniones.
1638 Crisis.
1644 Crisis
1650 Crisis.
29 Julio 1650 Cédula Real sobre la renta del impuesto del pescado en aduana.
1654 Depresión económica a mediados del siglo XVII.
23 Marzo 1664 El rey Felipe III dio su real Licencia para la fundación del Convento de Santa Clara.
30 Diciemb 1665 Se firmaron unas Capitulaciones a fin de establecer las posiciones de patrones y cabildos. Esto se hizo ante el notario D. Tomás de Cueto y fueron aprobadas por el arzobispo de Burgos.
1666 Fecha de fundación del Convento de Santa Clara, según el legado de don Juan de la Piedra Verástegui, en su testamento de 1643 hecho en Panamá.
1666 El arzobispo de Burgos, D. Enrique Peralta y Cárdenas, natural de Balmaseda, visita esta villa con motivo de la consagración del convento de las Madres Clarisas.
20 al 28 Octubre 1666 Viaje de las fundadoras del Convento de Santa Clara de Balmaseda, desde San Martín de Don, a esta Villa.
28 Octubre 1666 Fundación del Convento de Santa Clara en la Villa de Balmaseda.
1667 Año del comienzo saneado de la economía del Convento de Santa Clara.
1667 – 71 No hay noticias de excomuniones.
1668 a 1688 Años pésimos, de malas cosechas, sequías y frecuentes pestilencias, situación que se agudiza especialmente entre 1673 – 1677.
1669 Se decide la construcción del Puente Nuevo de Balmaseda.
1669 Concluye una década con elevada tasa de mortalidad, de la cual un 60% corresponde significativamente a niños. ,
7 Febrero 1669 Poder de un comerciante en lanas de Buitrago al Administrador de la Aduana de Balmaseda.
1672 Las monjas pagaron al cabildo 2000 Ducados.
1673 Año a partir deel cual se prohibió el amancebamiento en el Decreto de Buen gobierno.
1674 Se mandó hacer el antiguo sello del Ayuntamiento y la puerta vieja de la ciudad donde se leía Malseda.
1675 Se repararon las puertas de la Villa y sus garitas.
10 Febrero 1675 Escritura de arrendamiento de la postura y expedición de vino de la Villa.
26 Mayo 1675 Escritura de arrendamiento del abasto de la carnicería de la Villa.
1679 Se construyó el Puente Nuevo
1680 Las riadas arrasaron la cosecha.
1680 Grandes inundaciones por crecida del río Cadagua.
1689 Las riadas arrasaron la cosecha.
1695 Se pretendió alterar la forma de elección a los cargos municipales evitando el acceso , de los tuvieran oficios manuales.
1700 Los de Balmaseda contribuyen a la boda de Felipe V.
1700 Llegada al trono de los Borbones.
1701 Guerra de Sucesión a la Corona de España. La ganó Felipe V.
1702 Alistamiento y pago de Chanteles para la Guerra de Sucesión
1704 Foguera Antigua de Balmaseda
1712 Llegó desde Roma el cuerpo de San Bonifacio. Se instaló en una urna en la iglesia de San Juan.
1714 Apertura del Camino de Ordunte.
1717 La Aduana es trasladada temporalmente a Bilbao.
1718 Las Matxinadas: revueltas populares por el traslado de las aduanas del interior a la costa.
1720 Hay recuperación poblacional y agrícola.
1722 Balmaseda recupera su Aduana
1726 Se remataron las torres de San Severino y de San Juan, obras de Lázaro de la Incera.
15 Septiem 1726 Concordia de prefundación del Convento de Carmelitas Descalzos de la villa de Balmaseda.
31 Enero 1728 Dezmado de Bacalao y salmón en la Aduana de Balmaseda.
Septiem 1729 Escritura de Concordia sobre la fundación del Convento de Carmelitas Descalzos en Balmaseda.
1730 Hacia estos años se produjo la construcción de la Casa Consistorial.
1732 Se fundó el Convento de Frailes Carmelitas Descalzos, gracias al mandado de un beneficiado cabildar.
1732 Se colocaron las estatuas exteriores de San Severino.
21 Noviem 1732 Instrucción sobre los trueques con el Valle de Mena en cuestión de hierro, granos y pan.
1733 Se encontró el sitio apropiado, entre el Puente Nuevo y el Santo Cristo del Humilladero, en un lugar extramuros de la Villa, para construir el Convento del Carmen. En ese mismo año se les permitió a los carmelitas utilizar para la obra, piedra de la cantera del Manzano, con licencia municipal.
20 Julio 1740 Se rubrica el Concordato entre el Señorío y sus Nobles Encartaciones.
1741 Testamento del beneficiado don Alonso de Tramarría con manda para fundación del Convento de Carmelitas Descalzos en Balmaseda.
10 Abril 1741 Memorial pidiendo licencia para fabricar un martinete en lugar del majuelo.
1742 Felipe V confirma el Concordato entre el Señorío y sus Nobles Encartaciones, por el cual esa comarca y unidad política se incorporaba plenamente al Señorío de Vizcaya.
1 Noviem 1742 Postura y remate del vino chacolí del Cabildo San Severino de Balmaseda.
13 Julio 1742 Decreto y auto de Visita a Don Ramón de Ariz.
1745 Nueva Foguera de Balmaseda
1746 Nueva Foguera de Balmaseda
1747 Fomenta Fernando VI la Marina y contribuyen con marineros y maderas.
27 Agosto 1747 Escritura de venta de Montes de la Villa.
3 Septiem 1747 Escritura de venta de leña para carbón de los montes de la Villa.
1748 Se abrió al culto el Convento de Padres Carmelitas.
5 Octubre 1748 Se entronizó el Santísimo en la nueva iglesia conventual de los Carmelitas.
1749 Se redactaron unos nuevos Estatutos del Cabildo.
1752 Largos y enconados debates por no abrirse el camino de Bilbao a Castilla por Balmaseda, sino por Orduña.
1 Febrero 1753 Informe que la Villa de Balmaseda da sobre el futuro camino a abrir por la peña de Orduña.
1754 Año en el que se produce la separación de Balmaseda del Obispado de Burgos.
1756 Balmaseda pasó a depender de la Diócesis de Santander.
1758 Muere Fernando VI. Balmaseda sigue en el reinado de Carlos III sin ser atendida.
1758 Se dan Normas de Avecindamiento.
1763 a 65 Se comienza a construir el nuevo camino hacia Castilla por Orduña. Balmaseda pierde el Camino Real y con ello la mayor parte de su comercio.
1764 a 1774 Década crítica para Balmaseda que coincide con una escalada de precios ya iniciada anteriormente.
1768 Censo de Aranda.
6 Octubre 1768 Real Pragmática sanción sobre uso de armas cortas de fuego y armas blancas.
1768-1772 Epidemia de fiebres ardientes.
1769 Los del Barrio de San Severino se congregaron en el Pórtico del Ayuntamiento por la mañana junto con el alcalde y demás autoridades.
1770 Año que marca el inicio de un firme crecimiento de la tasa de natalidad
9 Abril 1772 Real Provisión que reducía a 24 el número de vecinos que serían consultados por el municipio.
1773 El alcalde prohíbe los bailes.
4 Julio 1773 Posturas y remate del abasto de carne de la Villa.
1775-1830 Caída de los precios de productos del montazgo.
4 Marzo 1776 Testamento de Don Lorenzo de la Azuela con manda al Santo Hospital de la Villa de Balmaseda.
1779 Se introducen los Diputados del Común. Son combatidos los Concejos Públicos y los ayuntamientos generales hasta ser suprimidos.
11 Julio 1779 Decreto del Corregimiento sobre horario de los tablajeros de carne.
1780 Capitulado de la Concordia entre la Villa de Balmaseda y el Concejo de Zalla sobre vino y tabernas.
26 Enero 1780 Informe notarial sobre infracciones en la venta de vino y tabernas.
29 Julio 1781 Informe sobre contrabando de tabaco.
1782-1844 Avecindamientos.Tiempo que abarca el único Libro de vecinos que existe en  Balmaseda.
1783 Se funda la Junta de Caridad y Casa de Misericordia
1783 Constituciones y reglas de los pobres de la Villa de Balmaseda.
1783 Los festivos no dominicales eran 36 cada año, y aunque algunos coincidieran en domingo, se conmemoraba con preferencia el santo que correspondiera a ese día.
8 Julio 1783 Compra de acciones del Banco Nacional de San Carlos a nombre de la Villa de Balmaseda.
1785 La Aduana tenía 21 empleados que conformaban el cuerpo de Guardia.
Julio 1785 Retirada del Ejército Real por Balmaseda y entrada de los franceses en Bilbao. Paz de Basilea
1785 -86 Reglamentación de precios del vino chacolí.
3 Febrero 1786 Dependientes de que consta la aduana de Balmaseda.
1787 Carta del obispo de Santander al clero balmasedano, prohibiéndole su participación en una procesión el día  de Jueves  Santo.
1787 Censo de Floridablanca.
1787 a 1807 Pleito por causa de un cirujano.
1790 El Obispo prohíbe el baile en San Roque.
1792 Ordenanzas Municipales por Felipe de los Tueros.
1793-94 Guerra de la Convención contra Francia.
1794 Salida de los tercios de Balmaseda a campaña. Plata de las Iglesias entregada para los gastos de la guerra de 1793.
1796 Nueva Foguera de Balmaseda
1796 Peste.
1804 Hambre y epidemias.
1804 Libertad de vender el chacolí.
1804 Revuelta popular en Vizcaya, conocida como la Zamacolada.
1804 Época de hambre y calenturas.
1804 Se perdió la cosecha.
1808 Desastre que deshizo la economía de la Villa.
6 Noviem 1808 El convento carmelita fue saqueado por los franceses, que instalaron en él su cuartel hasta 1812.
8 Noviem 1808 Balmaseda fue invadida por las tropas francesas del general Chasse, que la incendiaron, quedando arrasadas las 3/4 partes de la Villa.
6 Diciemb 1808 Pretensión de la Villa de Balmaseda sobre concesión de arbitrios para reedificación de casas quemadas.
2 Mayo 1808 Comienza la Guerra de la Independencia contra Francia.
1809 El saqueado convento de los Carmelitas se convierte en Cuartel del Ejército francés.
1809 Año a partir del cual las Clarisas se quedaron sin las rentas de los Gremios debido a la invasión francesa.
19 Junio 1811 Estado de indigencia de la Villa, tras la invasión francesa.
1812 Construcción del Cementerio de Balmaseda.
1813 Batallas de Vitoria y de San Marcial. Los franceses se retiran de España.
1813 Año de hambre y calenturas.
25 Mayo 1814 Festejos celebrados en Balmaseda por la vuelta al poder del rey Fernando VII.
1819 Creación de la Junta de Sanidad con normativas sobre cerdos, aguas fecales, solares abandonados, vertederos de basura, etc.
1824 Se afianza el sistema de elección y se reitera que los 24 vecinos representarían a todo el pueblo y en unión del Ayuntamiento particular decidirían y resolverían.
1829 a 1876 Período que abarca el Libro de Cuentas de la Cofradía de Santa Vera Cruz.
1829 a 1883 Período que abarca el Libro de Actas de la Cofradía de la Vera Cruz.
1833 Muere Fernando VII. Comienza la cuestión dinástica y la causa Carlista.
1833 Congruas beneficiales para la Vicaría de Balmaseda.
1834 Cólera.
1835 Primer Sitio de Bilbao y muerte de Zumalacárregui.
1835 Los carmelitas desaparecen de Balmaseda.
1836 Desamortización de Mendizábal. Apenas afectó a Balmaseda.
5 Marzo 1838 Situación de posguerra en Balmaseda tras la primera guerra carlista.
1839 Tras la desamortización de Mendizábal, fue expropiado el Convento Carmelita. Puesto a la venta, fue comprado por D. Gaspar García.
1841 Supresión definitiva de la Aduana, que fue instalada en Bilbao.
1841 A finales de ese año, D. Gaspar García manda demoler el Convento Carmelita.
1842 – 1843 Se construye, con motivo de la apertura del Camino Real hacia Bilbao, el puente más moderno, llamado Puente Bilbao.
1843 Antigüedades de la Villa de Valmaseda”. Discurso de ingreso de Martín de los Heros en la Real Academia de la Historia.
1848 Año en el que Martín de los Heros termina su “Historia de Valmaseda”.
1849 Epidemia de viruela.
1850 Se realiza un inventario de las fincas y bienes de propios de la villa.
1853 Memorias históricas de la Villa de Valmaseda” por Enrique de Vedia.
1853-1857 Pleito sobre las monedas.
1854 Se acondicionó provisionalmente un Hospital de Coléricos.
1855 Desamortización de Madoz.
1855 Año de sobremortalidad.
1855 Gran epidemia de Cólera Morbo.
1857 Censo.
1860 Comienza la creación del edificio de la nueva carnicería, que acogería también al matadero, pescadería y lavandería.
15 Marzo 1861 Se compra una casa que sirve de nuevo hospital.
30 Abril 1861 Acuerdo del Regimiento de Balmaseda sobre diezmos y congruas del Cabildo.
1863 Plan de construcción de una línea férrea desde Bilbao a Briviesca.
9 Febrero 1863 Relación de Bienes sujetos a desamortización civil.
1864 Se propuso levantar plaza propia en el campo llamado del Puente Nuevo
1865 Inventario de la Cofradía de la Santa Vera Cruz.
1865 Reglamento de la Compañía Farisaica La Invencible.
1867-1877 Decenio que abarca un Libro de Párvulos con datos de niños fallecidos.
1868 Informe que las Diputaciones Forales dan sobre capellanías, beneficiados y parroquias en las provincias vascas.
1871 Reinado de Amadeo de Saboya.
1872 Comienza la Tercera Guerra Carlista con Carlos VII.
1873 Primera República.
1874 Año alrededor del cual se sitúa la máxima virulencia: tisis, fiebres y tifus.
1874 Segundo Sitio de Bilbao y Batalla de Somorrostro.
1876 Fin de la Tercera Guerra Carlista. Ley de Abolición de los Fueros Vascos.
1878 Primer Concierto Económico que sustituyó a los fueros.
1880 Se estabiliza la natalidad y mortalidad
1882 Se crea la empresa de Boinas la Encartada.
1882 Se fundó el Convento Colegio de Padres Claretianos con las donaciones de Doña Juana de Aguirre, esposa de Alejandro de Antuñano.
1882 Llegaron a la villa tres misioneros Claretianos que fundaron convento en Balmaseda por piadoso legado de D. Domingo de la Torre y las Casas.
1883 Se disuelve la Cofradía de la Santa Vera Cruz.
1883 Se fundó el Convento Colegio de las Hijas de la Cruz.
1883 Aparece en Balmaseda una nueva orden religiosa. Las Hijas de la Cruz edificaron un convento-colegio que quedó a cargo de siete religiosas.
1885 Los Claretianos abren el Colegio de Primera Enseñanza y Dibujo.
1886 Creación de la Sociedad Cultural recreativa denominada Liceo Balmasedano.
1887 Fue demolido el pórtico de la iglesia matriz de San Severino.
1888 El Ferrocarril de la Robla llega a Balmaseda.
1888 Epidemia de Viruela, Tosferina, Sarampión y Difteria.
1889 D. Martín de Mendía funda la nueva Escuela de Comercio y Dibujo, luego de cerrar en parte el Colegio de Primera Enseñanza y Dibujo que había sido abierto en 1885.
1890 Año a partir de cual el crecimiento demográfico es progresivo.
29 Septiem 1890 Concesión de terreno gratis a la Compañía de Ferrocarril de la Robla.
1899 Reglamento de la Sociedad de Socorros Mutuos de Artesanos de la Villa de Balmaseda.
1902 Creación de la casa de los juzgados tras la guerra Carlista de 1875. Se propicia una nueva reconstrucción de la villa.
1923 Dictadura de Primo de Rivera.
1931 II República. El rey Alfonso XIII comienza su exilio en Roma.
1936 Triunfo del Frente Popular. Comienza la Guerra Civil.
1937 Entrada del Ejército de Franco en la Villa.
6 Abril 1984 Fecha en la que las monjas Clarisas cierran el Convento de Santa Clara.