08.1.- América y los Vascos: Beca 1992

 

Con motivo del V Centenario del Descubrimiento de América , el Gobierno Vasco planificó  la Comisión América y los Vascos” como programa gestionado a través del Departamento de Cultura  que tuvo tres objetivos fundamentales : Impulsar la revisión crítica de la historia vasco-americana, abordando además el estudio de temas novedosos; Dar a conocer todo lo concerniente a esa historia común  y Apoyar proyectos de colaboración que favorecieran nuevas formas de relación.

Para favorecer estos objetivos y para que la participación fuera  lo más plural y abierta posible, se optó por la fórmula de las subvenciones y becas  con una convocatoria pública anual mediante órdenes publicadas en el Boletín Oficial del País Vasco.

La autora obtuvo una  beca entre  los cien proyectos financiados. La Memoria  de petición de la Beca decía: es una investigación sobre la presencia, actividades y contribución de los encartados vizcaínos,y especialmente de los balmasedanos, a la configuración americana, a través de su labor comercial, industrial, etc. así como a su participación en las Instituciones o el Comercio de Indias, de forma directa o indirecta. El estudio se enmarca de forma general dentro del fenómeno de la emigración vasca hacia América.  Constaba de tres partes diferenciadas, con entidad propia, pero relacionadas entre sí por el prisma americanista común.

I.- La emigración hacia América. incluye el estudio y tipificación de temas como razones de la emigración, tipología social del emigrante, época y lugar de destino y su trayectoria americana y/o su regreso como Indiano.

II.- Presencia de Encartados en los Consulados e Instituciones Americanas. Referencia  a los vizcaínos encartados en las mencionadas instituciones entre los siglos XVI y XIX, y la influencia que desde sus cargos ejercieron en la carrera de Indias. También la presencia de encartados en América en altos cargos de la Milicia, de la Política, de la Administración, o de la Iglesia.

III .- El papel de los Encartados en el Comercio de Indias.  La presencia vizcaína en la ciudad y puerto de Cádiz viene de antiguo y cuenta con antecedentes tan señalados como el Colegio de Pilotos Vizcaínos. Cuando en 1.626 se funda la Cofradía del Cristo de San Agustín, aparecen numerosos comerciantes y mercaderes vascos ubicados en Sevilla. En este último lugar radicaba, en la primera mitad del siglo XVII una importante colonia vasca dedicada a la práctica del comercio, que controlaba el Consulado de Cargadores, y formando parte de los Cabildos hispalenses  Eran estos mercaderes a menudo, agentes de casas comerciales vascas. En el caso de los encartados eran en su mayoría intermediarios en el triangulo comercial Vizcaya – Sevilla / Cádiz – América, de productos tan específicos como el cobre o el hierro que trabajaban las ferrerías de Balmaseda y de toda la comarca encartada. El estudio pretende sacar a la luz las actividades desarrolladas por estos mercaderes, sus orígenes, sus relaciones, su desarrollo comercial y de qué manera contribuyeron al desarrollo efectivo del comercio entre el País Vasco y América.

 Interés del Trabajo   

– Se realiza sobre materiales inéditos, con fuentes documentales de vital importancia, que proporcionarán sin duda  amplio material para futuras investigaciones.
– Puede marcar una pauta para estudios posteriores sobre las relaciones de otras zonas del País Vasco con América  que contribuyan a un mayor conocimiento de la realidad vasca en el continente americano.
–  Es un tema original tanto por el ámbito geográfico que abarca como por la temática abordada.
– Viene a llenar un hueco en la historiografía vizcaína sobre el tema, mucho menos desarrollada que la guipuzcoana en  trabajos de esta índole.
– La autora tiene experiencia probada en investigaciones anteriores, siendo este un análisis sectorial que amplía y clarifica  realidades atisbadas en su tesis doctoral sobre la villa de Balmaseda. .
– De gran interés han sido  las conversaciones y contactos mantenidos con el Padre José Garmendia Arruabarrena, gran investigador de temas similares para Guipúzcoa y Alava y, sobre todo, profundo conocedor de los fondos documentales vascos existentes en los Archivos de Sevilla y Cádiz.
Las Fuentes Documentales consultadas se concentran en diversos archivos de Sevilla, de Cádiz, de Santander, de Madrid y de Bizkaia, cuya relación se desarrolla en cada apartado temático.

Bastantes de los trabajos becados por la Comisión se  quedaron sin ser  publicados por falta de fondos; y este fue uno de ellos, por lo que ha permanecido inédito aunque está  convenientemente registrado